19 sept. 2012

Un alma, dos cuerpos


Me besaste y ese beso me daño el alma.
No hay nada más bonito que abrirte las puertas y dejarte entrar, acogerte en mi regazo, abrazarte fuerte y sentir que nos fundimos en uno solo
Escuchar tu voz y tus inquietudes e intentar cambiar el mundo, salvarlo sin pensar en rescatarnos nosotros mismos. Vivir, soñar, reír y disfrutar de nuestra experiencia aquí.
Existe algo más maravilloso que recordarte... Saber que jamás vamos a estar separados. Cuando seamos uno de nuevo, entenderemos los porqués de esta vida que nos ha tocado vivir de esta forma. Hasta entonces, mis mejores deseos.
 
Pacto de almas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario