23 ago. 2011

Respiro hondo. Miro el ordenador, entran mails y suena el teléfono. Busco precios, salgo al almacén y preparo algunas muestras para enviar. Entre la ida y la vuelta de mi paseito al almacén, enciendo un cigarrillo. Desearía que fuera un cigarrillo mágico que me llevara al País de las Maravillas y cuál Alicia, me despertara en un prado descubriendo que lo que vivo es sólo un sueño. Pero no es así. Días tras día, la misma ansiedad, la misma monotonía, el mismo aburrimiento y miro el reloj casi a cada hora para saber cuánto suplicio más tengo que aguantar. La carcel debe parecerse a estar aquí encerrada, delante del ordenador y entre estas 4 paredes. Me aburre, me deprime y a veces me enloquece estar aquí.
Así, que en los días de más necesidad abro mi blog y escribo. Me dejo llevar, creo y me evado de todo mi alrededor, hasta que suenan las 17.30h. En ese momento mi mente se relaja y mi cuerpo se deja seducir por cualquier pensamiento divertido y se llena de energía. Con una sonrisa en la cara sólo tengo un pensamiento mientras conduzco 40 minutos hasta casa: volver con ella.
Si el mundo se acabara hoy, me arrepentiría mucho de estar dónde estoy. Me arrepentiría de perder el tiempo como lo estoy haciendo y de hacérselo perder a quienes me rodean.
Pero sin embargo me asusta cambiar, no por mí, sino por mi alrededor. Vivimos en unos años de psicosis enfermiza y, a veces, se pega. Parece un suicidio dejar un trabajo en los tiempos que corren, es como coger un tantō  y hacerse el hara-kiri (seppuku 切腹?).
En fin, soy joven, idealista y, reconozco mal me pese, que a veces un poco caprichosa.
Necesito encontrar el antídoto que me permita fluir. Necesito la llave mágica que hace que trabajar sea un gozo cada día porque disfrutas y te apasionas con tu trabajo. Sé que llegará pronto, algo se cuece en mí, lo siento. Sucederá pronto y será revelador.
Hasta entonces, o me resigno, o tomo ciertas medidas temporales... Veremos que hacemos... Por ahora, continuar con mi última hora de trabajo.

1 comentario:

  1. No eres la única! :) Paciencia!!! Si encuentras el antídoto ya nos dirás!!

    ResponderEliminar