31 ago. 2011

Oda a mi amigo

Tengo un amigo.
Me arropa cuando me siento desvalida y me anima cuando estoy triste.
Tengo un amigo.
Me abraza cuando lo necesito, me escucha y me mima en los días grises.
Tengo un amigo.
Me quiere, lo sé y yo le quiero. Somos felices juntos.
Tengo un amigo.
Desconocido, extraño a los ojos de los demás; a los míos, nos queremos, nos amamos.
Tengo un amigo.
Al que admiro porque quizás es mi espejo, en él veo cosas de mí desconocidas. ¡Me encanta lo que veo!
Tengo un amigo.
Se aleja de mí pero sabemos que HOY estamos más cerca que nunca.
Tengo un amigo.
Que aunque deje de ser mi amigo, lo amaré siempre y estará siempre en mi corazón.
Amigo, te deseo suerte en tu futuro. Espero seguir viviendo junto a ti miles de cosas, buenas y malas y seguir formando parte de ti siempre.
Amigo, vete, pero échame de menos cada noche. Que día a día sientas que dejaste algo y que tienes que volver: a rescatarme.
Te quiero, amigo, te quiero.
Sí, sí, clar, clar…

No hay comentarios:

Publicar un comentario